Cirugía refractiva con láser.

Si se considera la realización de un procedimiento de corrección de la visión con láser, se tiene que tomar en cuenta que existen varios tipos de procedimientos disponibles.

Los procedimientos de LASIK y de PRK son los principales tipos de cirugía para la corrección de la visión con láser.

El cirujano oftalmólogo puede ayudarlo a definir si se es candidato para un procedimiento LASIK, o para una técnica con PRK; ya que cada uno tiene indicaciones precisas para su realización, de acuerdo a las características propias de cada paciente, como el grosor corneal, la magnitud del defecto refractivo o las propiedades del fondo de ojo y la retina.

Después de una valoración oftalmológica completa se plantean recomendaciones basadas en factores como el tipo y la magnitud de la graduación que tiene el paciente en cada ojo.

LASIK

El LASIK por sus siglas en inglés, es el procedimiento más realizado en el mundo para la corrección de defectos refractivos como la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía.

Para la realización de esta técnica se levanta un colgajo corneal muy delgado en la parte superior de la córnea, el cual se retrae sin ser desprendido, solamente lo necesario para permitir un re-esculpido del tejido subyacente por acción de un excimer láser, el cual corrige el defecto refractivo.

Para la creación del colgajo existen 2 técnicas distintas; el cirujano puede utilizar un bisturí para realizar las incisiones corneales o mediante el uso de un láser adicional denominado Intralase.

En la técnica de LASIK asistida por Intralase, éste se usa para la realización de todas las incisiones necesarias para formar el colgajo corneal y es considerada por muchos cirujanos deseable debido a su precisión en el corte del tejido corneal, así como al menor número de complicaciones potenciales que se presentan con esta técnica. Sin embargo la técnica de LASIK asistido con Intralase generalmente tiene un costo mayor, debido a que es necesaria la utilización de 2 tipos de láser para su realización.

PRK

El siguiente procedimiento más común para la corrección de la visión es el PRK. Este procedimiento también utiliza un excimer láser para el re-esculpido de la córnea, pero en vez de levantar un colgajo para alcanzar la capa subyacente de la cornea, la capa externa se remueve por completo. Esta capa epitelial se regenera completamente en 3 a 5 días; se coloca un lente de contacto terapéutico por espacio de unos días para proteger la superficie tratada.

Con esta técnica, la visión no se restablece con la misma rapidez que con la técnica de LASIK; adicionalmente los pacientes pueden experimentar ligeramente mayores molestias durante la etapa de recuperación. Sin embargo la técnica de PRK está indicada en pacientes con córneas más delgadas y finalmente ambas técnicas obtienen un resultado refractivo similar a largo plazo generalmente 6 meses.

Contacto

¿ Necesitas una cita?

Hazla por cualquiera de los medios que se encuentran en la sección de contacto.

Contacto