Qué es el Glaucoma?

El Glaucoma es un grupo de enfermedades que tienen un rasgo en común: Daño progresivo en el nervio óptico que lleva los impulso luminosos del ojo al cerebro. Este daño es reconocido por la pérdida de tejido en el nervio óptico así como puntos ciegos o borrosos en el campo visual periférico. Aunque el glaucoma avanzado puede conducir a una perdida de visión permanente e incluso a ceguera, el glaucoma temprano a moderado generalmente no tiene síntomas.

En muchos casos, no se sabe precisamente cual es la causa del Glaucoma. Sin embargo el incremento en la presión intraocular (PIO) es el factor de riesgo más vinculado con el desarrollo del Glaucoma.

La PIO se incrementa cuando el humor acuoso, el líquido claro que contiene el ojo, no es drenado apropiadamente.

Este fluido normalmente contribuye a nutrir al ojo y fluye libremente hacia dentro y fuera del ojo.

Sin embargo es posible el desarrollar glaucoma aún manejando presiones normales. Actualmente el tratamiento del Glaucoma esta orientado a bajar la PIO aún cuando esta normal.

El tratamiento de Glaucoma no restaura la pérdida visual debida a este. Sin embargo reduce la probabilidad de pérdida adicional de visión. Debido a esto la detección temprana del Glaucoma es tan importante.

¿Cuáles son los tipos de glaucoma?

Existen 2 tipos principales de Glaucoma en adultos:

Glaucoma Primario de Ángulo Abierto (GPAA)

Es el tipo más común de Glaucoma, se encuentra aproximadamente en el 90% de los pacientes con Glaucoma en Norteamérica. En este, las estructuras del ojo parecieran estar normales, sin embargo el fluido no drena de manera apropiada, probablemente debido a cambios en el aparato de drenaje del ojo. Este tipo de Glaucoma no tiene prácticamente síntomas o signos y puede desarrollarse sin ser advertido por años.

Glaucoma Crónico de Ángulo Cerrado (GCAC)

Se trata de aproximadamente el 10% de los casos de Glaucoma. En éste, la vía de transito del fluido se encuentra estrecha o reducida y susceptible de bloquearse.

Si se diagnostica cualquiera de estos tipos de Glaucoma, las opciones de tratamientos van desde medicamentos tópicos, procedimientos láser o cirugía filtrante dependiendo de la etapa en la que el Glaucoma se encuentre.

¿Quiénes son más susceptibles de tener glaucoma?

El Glaucoma es más común en personas por encima de los 35 años de edad. Y tienen mayor predisposición los siguientes grupos de pacientes:

  • Pacientes afroamericanos.
  • Pacientes con familiares con glaucoma.
  • Pacientes diabéticos.
  • Pacientes que tuvieron un trauma ocular serio en el pasado.
  • Pacientes con antecedentes de uso de esteroides de larga evolución.

El Glaucoma usualmente ocurre en ambos ojos, sin embargo uno puede encontrarse más afectado que el otro.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma?

La mayoría de los pacientes con glaucoma no experimentan los síntomas inicialmente, hasta que experimentan alguna pérdida de visión en el campo periférico. Algunas veces esto no es advertido por el paciente hasta que la enfermedad ha progresado.

Cuando los síntomas están presentes incluyen:

  • Dolor en el ojo (Si tiene dolor súbito y severo en un ojo, dolor de cabeza, visión borrosa, puede estar elevada la presión del ojo y es conveniente ser revisado por un Oftalmólogo o ir a una sala de emergencias).
  • Ojo rojo.
  • Visión borrosa en uno o ambos ojos.
  • Visión de halos alrededor de las luces
  • Visión en túnel.

¿Si no hay signos y síntomas reconocibles de Glaucoma, cómo puedo saber si tengo Glaucoma?

El oftalmólogo realiza revisiones periódicas de los ojos y mediante estas establecer si hay riesgo de desarrollar glaucoma.

Las pruebas para detectar el glaucoma son indoloras y toman muy poco tiempo. El Oftalmólogo usa un aparato llamado tonómetro para medir la presión dentro del ojo, así como un oftalmoscopio para examinar las características del interior del ojo y el nervio óptico.

Se pueden realizar adicionalmente un examen del campo visual ( el campo en el que vemos claramente) que incluye la visión periférica, o una tomografía de coherencia óptica (OCT por sus siglas en inglés) para establecer las características en la forma de las estructuras del ojo o la profundidad del nervio óptico.

¿Cómo se trata el Glaucoma?

El objetivo del tratamiento del Glaucoma es el de prevenir la baja visual mediante el control de la presión del ojo. Existen varias maneras en que se puede tratar el Glaucoma de manera exitosa:

Medicamentos

En la forma de gotas o pastillas, las cuales reducen la cantidad de líquido producida por el ojo, así como el incremento de su drenaje. Se puede usar uno o más medicamentos para este efecto.

Terapia Láser

Se realiza de manera ambulatoria y es utilizada para disminuir la presión en el ojo. Un procedimiento llamado trabeculoplastía mejora el proceso de drenaje en el ojo en pacientes con Glaucoma de ángulo abierto. Los pacientes con Glaucoma de ángulo cerrado usualmente son tratados con un procedimiento llamado Iridotomía, el cual crea una pequeña apertura en el iris (la parte de color del ojo), permitiendo la extensión del ángulo del aparato de drenaje del ojo.

Cirugía filtrante

Puede ser necesaria para crear un segundo canal de drenaje en el ojo para suplementar al natural. Esta se realiza de manera rutinaria como un procedimiento ambulatorio, con el uso de anestesia local y puede contribuir a reducir o eliminar la necesidad de medicamentos para el glaucoma.

Válvula de Ahmed

Para casos más avanzados se realiza el implante de una dispositivo filtrante como la válvula de Ahmed; el cual ayuda a drenar el exceso de líquido y lo recanaliza para que se reabsorba.

¿Si tengo Glaucoma y Cataratas; qué debo hacer?

La disminución visual por cataratas es debida a que el cristalino se hace opaco y previene la entrada de luz al interior del ojo; dado que este problema aumenta con la edad del paciente, muchos pacientes con glaucoma pueden presentar catarata de manera simultanea. Ambos pueden ser tratados con un procedimiento quirúrgico único o mediante una combinación del uso de medicamentos tópicos y cirugía.

¿Se puede curar la pérdida de visión o ceguera causada por Glaucoma?

Desafortunadamente no. El tratamiento no puede recuperar la visión que ya se ha perdido como resultado del glaucoma. Sin embargo el tratamiento puede reducir la posibilidad de una pérdida de visión adicional. Las revisiones periódicas con el oftalmólogo, especialmente si se cuenta con algún factor de riesgo, constituyen la mejor manera de prevención de daño por glaucoma.

Contacto

¿ Necesitas una cita?

Hazla por cualquiera de los medios que se encuentran en la sección de contacto.

Contacto